Los cactus y sus cuidados en interiores

Los cactus se han convertido en una de las plantas más versátiles para darle a cualquier habitación. Atrás quedaron los días en los que eran consideradas plantas salvajes, pues su habilidad para sobrevivir condiciones extremas las hicieron sinónimo de resistencia y su capacidad para purificar el aire, las ha convertido en la planta perfecta para cualquier habitación.

Tenemos más de 1700 variedades con características diferentes para escoger.

Y aunque es cierto que los cactus suelen requerir menos cuidados que otras especies de plantas, hay que tener varias cosas en cuenta para cuidar y conservarlos saludables en espacios cerrados. Acá te explicaremos todo lo que necesitas saber:

La maceta


Siempre es recomendable elegir una maceta de arcilla barnizada, ya que al ser de barro permitirán la evaporación del regado en menor tiempo y el barniz evitará la acumulación de sales que pueden ser perjudiciales para la planta a largo plazo.

En cuanto al tamaño, es recomendable empezar con una maceta que tenga al menos 10 centímetros de diámetro y unos 12 de profundidad. También es importantísimo que tenga agujeros de un centímetro en el fondo para el drenaje apropiado.

El sustrato


A diferencia de otras especies, los cactus requieren sustratos que ofrezcan mayor capacidad de drenaje; es por esto que es común que veamos sustratos especiales para cactus. Sólo debemos mezclar partes iguales de arena negra y perlilla para llenar la maceta de nuestro cactus, esta mezcla evitará que el agua se estanque en la maceta y pudra nuestro cactus.

El Riego


Usualmente, lo recomendable es hacerlo una vez por semana en primavera y verano y una vez cada quince días en otoño e invierno. Para el método de regado, lo mejor es utilizar un atomizador.

En cuanto al agua, lo ideal es utilizar agua de lluvia. Pero de vivir en una zona con lluvias escasas, podemos utilizar agua del grifo, sólo debemos dejarla reposar durante una noche para no tener problemas con el pH.

Ubicación

La mayoría de las variedades de cactus requiere varias horas de sol al día para crecer, es por esto que lo ideal es ubicarlos en una ventana en la que estén expuestos al sol. Sin embargo, la exposición excesiva también puede ser nociva, si notamos que el cactus se torna amarillento o empieza a blanquearse, deberemos ubicarlo en una zona con menor exposición de luz.

Además de la luz, también debemos tomar en cuenta la humedad. Los baños y cocinas son excelentes para los cactus, pues son capaces de absorber la humedad del aire.

Fertilizantes


Idealmente, el fertilizante para cactus será uno equilibrado en partes iguales de nitrógeno, potasio y fósforo y la frecuencia de aplicación dependerá del tamaño de nuestro cactus. Si queremos estimular la floración en la siguiente primavera, tendremos que empezar a fertilizar una vez cada dos semanas desde el inicio del otoño y si queremos estimular el crecimiento de la planta es aconsejable utilizar fertilizantes desde el brote de las primeras flores en la primavera.


Trasplante

Generalmente, al cuidar un cactus en interiores, hay tres razones en las que tendremos que realizar un trasplante:
1. El cactus superó el tamaño de la maceta
2. Las raíces se concentran en el drenaje de la maceta
3. Es necesario cambiar el sustrato.

Aunque trasplantar un cactus es un proceso sencillo, es necesario seguir algunas recomendaciones para no comprometer la salud de la planta.

Ya sea que hablemos de salas de estar u oficinas, los cactus son plantas exóticas que destacarán en cualquier habitación gracias a su particular atractivo…


cactus cuidados  Infografía: Todo sobre los cactus


Add a Comment

Your email address will not be published.