Técnicas para injertar las rosas

Al injertar las rosas podemos lograr flores muy llamativas, de tamaño y color diferente, hacer nuestras rosas mas resistentes, experimentar con rosas de características singulares y lograr una que sea única y muy especial para nosotros.

La técnica del injerto  nació en china aproximadamente 1000 años antes de Cristo, lo que se hace principalmente es introducir “injertar” el tejido de una planta joven en una planta ya adulta.

Hay especies de rosas como La Carlota o Príncipe Negro que solo pueden cultivarse si son injertadas, la mayoría de las rosas modernas más populares se consiguen utilizando las técnicas para injertar la planta.

Antes de comenzar a injertar las rosas debemos saber que necesitaremos para ese proceso:

  • Uno o varios vástagos (brote joven de planta a injertar)
  • Una o varias plantas que nos sirvan de portainjerto (planta adulta sembrada)
  • Tijeras de podar
  • Taza con agua
  • Cuchillo para plantas en ciernes
  • Cinta adhesiva especial para injertos
  • Liquido para esterilizar las herramientas para hacer el injerto (alcohol isopropílico)

 


Pasos a seguir para injertar las rosas

1- Época del año

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos a injertar el rosal o experimentar con ellas dentro del hogar es la época del año en la que nos encontramos, se recomienda hacerlo principalmente en verano que es cuando la salvia recorre vigorosamente toda la planta, también podemos hacerlo en el momento que observemos que ellas están creciendo rápidamente y se vean frescas y radiantes.

2- Selección del vástago

El vástago es aquel brote joven de rosa que injertaremos en una planta adulta sembrada, el vástago debe haber florecido recientemente y tener hojas sanas; es recomendable usar aquellos que ya  hayan dejado de florecer pero que su flor haya sido hermosa y llamativa.

3- Como cortar el vástago

Es aconsejable no regar la planta que contiene el vástago durante las horas previas al corte y proceder a realizarlo cuando la luz del sol sea tenue, a primeras horas de la mañana o al final de la tarde. Se debe desinfectar la tijera de podar antes de realizar el corte del vástago.

  • Corta el vástago al ras del tallo principal con las tijeras de podar bien afiladas.
  • Busca donde sale el brote de la hoja en el tallo.
  • Retira las hojas y los picos que se encuentran alrededor del tallo.
  • Corta cerca de la yema o brote limpiamente.
  • Introduce el vástago inmediatamente en una taza con agua.

El vástago debe ser de aproximadamente 1 pulgada (2,5 cm) de largo y se debe cortar hasta penetrar la corteza verde y húmeda (Cámbium).

4- Selección de la planta portainjerto

Se debe elegir aquellas plantas que sean más saludables y que se hayan adaptado mejor al entorno y sustrato, la planta se debe encontrar bien regada y alimentada.

Las rosas necesitan mucha agua para desarrollarse hay que proveerles suficiente hidratación los días previos antes de proceder a injertar.


5- Como injertar las rosas

Siempre debemos recordar desinfectar los implementos a usar al momento de realizar el injerto.

  • Esteriliza el cuchillo para ciernes con el alcohol y déjalo secar bien.
  • Poda la planta portainjerto retirando por completo las hojas, las flores y los tallos muertos, así como, los brotes nuevos y espinas de la sección central del tallo (se recomienda para reducir el daño podar con un ángulo de 45 grados).
  • Usa el cuchillo para ciernes y haz un corte en forma de T en la parte central del tallo que ya hemos limpiado y podado previamente, este corte debe ser de aproximadamente 1 pulgada (2,5 cm).

Hay que tener mucho cuidado de no penetrar, al hacer el corte en forma de T, la parte húmeda y de color claro del tallo, y hacer el corte entre dos yemas o nudos centrales que se encuentren en el tallo.


6- Inserción del vástago en el portainjerto

  • Nos aseguramos poner el vástago con la dirección del crecimiento hacia arriba.
  • Se debe insertar el vástago hasta llegar a la base del corte en forma de T permitiendo que las partes humadas y verdes de ambos tallos se pongan en contacto y que el brote del vástago quede expuesto.
  • Se asegurará el injerto con la cinta adhesiva especial cuidando dejar el brote del vástago expuesto.


7- Cuidados luego de realizar el injerto

  • Se debe regar abundante y frecuentemente las plantas injertadas, procurando mantener la tierra húmeda todo el tiempo durante los primeros 15 días.
  • Se recomienda cortar los brotes iníciales del vástago hasta que la planta se haya estabilizado, alrededor de los 2 o 4 primeros brotes para favorecer el afianzamiento de el injerto
  • Hay que dejar que la cinta adhesiva se desprenda por si sola cuando el injerto comience a crecer.
  • Se debe procurar proveerles de un sustrato rico en humos y materias compostadas.
  • Las rosas en general necesitan espacio, aire y sol para desarrollarse.


Las rosas injertadas pueden ser tan diversas como nuestra imaginación nos permita, durante años sus cultivadores han puesto un gran esmero en hacer de ellas las reinas de las flores, procurando que nuestros arreglos florales y bouquets sean únicos y espectaculares, LolaFlora te invita a seguir estas técnicas y adentrarte en el bellísimo arte de cultivar e injertar rosas.

¡Aprende y diviértete con nosotros!


  Lo que debes evitar para proteger tus rosas durante el invierno

 Lo que necesitas saber para tener rosas hermosas

 Plantar semillas de rosas

  Cómo podar rosas


Add a Comment

Your email address will not be published.